¿Sirve realmente de algo preocuparse por todo?

¿Sirve realmente de algo preocuparse por todo? 1
¿De qué sirve la preocupación?

El estrés y la angustia que conllevan el sobre-analizar las cosas afecta la salud mental de una gran parte de la población. Estoy segura de que tanto tú como yo, alguna vez nos hemos preocupado demás por una situación hipotética creada sólo en nuestra mente y esta nunca llegó a suceder.

El exceso de preocupaciones sin sentido afecta considerablemente tu salud mental y siendo objetivos, ¿De qué sirve preocuparse? Por lo general la acción de preocuparte no cambia absolutamente nada, salvo tu estado de salud mental y no precisamente para mejorarla.

Parece que es más sencillo decir “no te preocupes” o “no sirve de nada preocuparse”, que dejar de hacerlo. Por lo general nuestro cerebro está predispuesto a imaginar diferentes escenarios posibles cuando está por suceder algo, y por desgracia para nosotros, parece que nuestro cerebro tiene tendencias pesimistas bastante arraigadas.

Se hace bastante arduo dejar de imaginar siempre el peor escenario cuando las cosas se tornan un poco difíciles, parece que esta acción es algo que todos llevamos como instinto, sólo algunas personas han logrado controlar un poco esta acción de nuestro cerebro, y que bien por ellos y su salud mental.

Sin embargo, la mayoría no pueden evitar preocuparse en exceso por cosas aún no ocurridas y peor aún por cosas sobre las que no tienen control.

El temor de no tener el control.

Parece que nos empeñamos fuertemente en querer tener control sobre todo lo que sucede a nuestro alrededor, el hecho de sentir que algo se sale de nuestras manos genera en nosotros un profundo sentimiento de angustia y zozobra.

Sin embargo, nuestro consejo para ti es analizar con detenimiento si realmente vale la pena preocuparte por algo que parece que no puedes controlar, ¿el hecho de preocuparte te dará el control?, ¿Cambiará algo si te angustias?, la verdad no lo creo.

Tienes que poder diferenciar entre un problema que puede mejorar con tu accionar, y otro que por más que te preocupes, angusties o incluso hagas algo al respecto, no se llevará a cabo como tú lo deseas, lo ideal en estos casos es no preocuparse en exceso y ocuparse en lo que sí tienes control.

¿Sirve realmente de algo preocuparse por todo? 2
En la preocupación NO tenemos el control de nada

¿Por qué no debes preocuparte por el futuro?

Si bien es cierto que podemos hacer cosas para mejorar un posible escenario del futuro la respuesta está siempre en el presente, ¿Para qué preocuparse por el futuro cuando puedes ocuparte del presente? Esa es la pregunta que siempre te debes hacer.

Cuando te preocupas en exceso por el futuro por lo general descuidas lo verdaderamente relevante, y es el presente, es en el hoy dónde valen tus acciones, el futuro está controlado innegablemente por la aleatoriedad, no por tus preocupaciones.

Otro punto importante a destacar es que por lo general las preocupaciones del futuro te impiden o privan de ejecutar muchos planes, e incluso de disfrutar estos planes cuando los llevas a cabo. Por ejemplo, si quieres ir de viaje las siguientes vacaciones probablemente no lo hagas por preocupaciones sin sentido que generan miedo, y si lo haces posiblemente no lo disfrutes.

Por esto y mucho más no es bueno preocuparse por el futuro, no deberías sobre-analizar escenas aún no acontecidas, trata de minimizar de forma considerable este hábito que seguramente afectará tu salud mental.

La vida está plagada de imprevistos.

Cabe destacar que es importante ser una persona precavida y querer tener todo cubierto, sin embargo, debemos ser conscientes de que la vida está llena de imprevistos, y es imposible tener una estrategia para enfrentar cada escenario de los millones de escenarios posibles.

En estos casos es mejor ser precavida, sin llegar a los extremos, y en caso de que ocurra algo fuera de lo previsto pensar con tranquilidad cómo manejar la situación, pero lo que realmente importará es cómo la manejes cuando ocurra, no cómo te preocupes de forma anticipada sin haber sucedido nada aún.

Inevitable tendencia al pesimismo.

Sería genial si los incontables escenarios imaginados por nuestro cerebro fueran positivos, pero la realidad es que mayormente son escenarios pensados para que ocurran de las peores formas posibles, la inclinación de nuestro cerebro por el pesimismo es muy evidente.

Por eso es de suma importancia que cuando tu cerebro empiece a imaginar posibles escenarios tengas en cuenta que no sólo son posibles los que terminan mal, en la aleatoriedad de la vida cualquier cosa es posible, y que todo salga bien es una de esas posibilidades.

¿Sirve realmente de algo preocuparse por todo? 3
Mujer pesimista

¿Preocuparse u ocuparse?

La preocupación se define como el sentimiento de inquietud, temor o angustia que nos genera pensar en alguna cosa, persona o situación. Esto quiere decir que la preocupación es lo que sentimos al pensar en determinadas cosas, ya sean situaciones o personas.

Por otro lado, el concepto de ocuparse es la acción de tratar un tema o asunto determinado. Es decir, preocuparse es pensar en vez de actuar, ocuparse es actuar, es por esto que la respuesta a la pregunta del título es sencilla “ocuparse”.

Es cierto que la preocupación muchas veces impulsa la ocupación, sin embargo, la primera no debe ser en exceso, la preocupación debe servir sólo para pensar con detenimiento antes de ir a la ocupación, es decir, primero piensa, luego actúa, preocuparse no cambia nada, ocuparse sí.

De esta manera estoy segura que resolverás satisfactoriamente muchos problemas sin que estos afecten en demasía tu salud mental, toma las cosas con calma, piensa, pensar nunca es malo, pero el pensar debe ser previo a una acción, si no es así, es muy poco probable que sea productivo.

Como espero hayas aprendido la preocupación no es muy productiva sin estar sucedida de una acción, esta puede ser dañina para tu salud mental si es en exceso, aprender cuándo está en tus manos cambiar una situación es fundamental para evitar preocupaciones innecesarias.

La vida cotidiana es bastante estresante, y si no ponemos especial atención en buscar formas de reducir este estrés puede resultar muy desventajoso para nuestra salud física y mental, preocúpate menos, ocúpate un poco más y como dicen los personajes de la afamada película de “El Rey León”, Timón y Pumba “sin preocuparse es como hay que vivir” “¡Hakuna Matata!”

¿Sirve realmente de algo preocuparse por todo? 4
Timón y Pumba 🙂

Equipo; Salud y Nutrición TV.